De ama de casa a lideresa comunitaria

22 Febrero de 2014, El Salvador. Solidaridad Internacional

María Hernández fue durante toda su vida una mujer dedicada únicamente a los quehaceres del hogar, sin embargo gracias a la formación organizativa que se llevó a cabo en las municipalidades de Berlín y Alegría, ella se ha convertido en una lideresa comunitaria.

“Muchas mujeres como yo ni siquiera sabíamos cómo organizarnos ni tampoco me preocupaba por eso, ahora sé que es una parte vital para el desarrollo de nuestras comunidades participar activamente y además como mujeres es importante conocer y exigir nuestros derechos”, comenta María Hernández.

A sus 43 años de edad, María es madre y esposa, y al mismo tiempo trabaja activamente como secretaria de una Asociación de Desarrollo Comunal (ADESCO), donde a través de su trabajo organizado impulsa espacios de participación para otras mujeres dentro de su municipio.

La transición que María ha vivido ha sido posible gracias al apoyo del Gobierno Vasco, Solidaridad Internacional y Fundación REDES, quienes implementaron el proyecto “Promoción del poder local a través de la gestión pública, eficiente y participativa en los municipios de Berlín y Alegría, El Salvador“, para fortalecer a la ciudadanía y sus comunidades.

“Ahora todos me dicen que me veo más feliz y así me siento porque hoy soy una mujer empoderada que trabaja no sólo por su familia, sino también por el bienestar de su comunidad”, comenta María, quien además exhorta a todas las mujeres a organizarse para hacer valer sus derechos porque “sólo de esta forma es que podremos lograr verdaderos cambios en nuestras comunidades“, destacó.