SOLIDARIDAD INTERNACIONAL. HISTORIA

En 1989 se funda Solidaridad Internacional Nazioarteko Elkartasuna, (Organización No Gubernamental de Desarrollo, declarada de Utilidad Pública) con la misión de apoyar y dar voz a las personas más empobrecidas de La Tierra, en el marco de la Carta Internacional de los Derechos Humanos

Durante estos años hemos sido el cauce para hacer llegar la solidaridad de la sociedad vasca a miles de personas que habitan en las regiones más desfavorecidas del mundo. Y hemos incidido en la concienciación en nuestro entorno sobre las causas de la pobreza.

Para lograr que esa solidaridad llegue a su destino en las mejores condiciones y con los mejores resultados, Solidaridad Internacional Nazioarteko Elkartasuna viene realizando su labor con rigor, planificación, calidad, eficacia y eficiencia.

Trabajamos en: empoderamiento de las mujeres; ciudadanía y derechos humanos; medioambiente y desarrollo sostenible; derechos de la naturaleza; acción humanitaria; innovación social y formación; Centro de Recursos Africanistas; codesarrollo; voluntariado.

MISIÓN - VISIÓN

Nuestra misión es la erradicación de la pobreza, afrontando sus causas económicas, religiosas, culturales y medioambientales, así como la extensión de la libertad y la igualdad de derechos en el mundo.

En coherencia, implementamos programas que contribuyen al desarrollo humano sostenible con el fin de que las personas empobrecidas de La Tierra tomen el control de su propia vida.

La visión de Solidaridad Internacional Nazioarteko Elkartasuna nace del valor de la fraternidad, y trabaja en lo local con visión internacional.
Las acciones que promovemos garantizan relaciones de equidad entre mujeres y hombres en todos los ámbitos –interno y externo– de la organización.

El cumplimiento de los derechos humanos marca todos nuestros ejes de acción, programas y actuaciones.
Nuestra visión es la ciudadanía universal y la existencia de un pasaporte internacional común para todas las mujeres y los hombres de La Tierra.

VALORES - MODELO

Las acciones de desarrollo productivo y económico que apoyamos están diseñadas para garantizar la sostenibilidad a largo plazo y el respeto al medio ambiente humano, animal y natural.

Estamos comprometidos con las víctimas de catástrofes naturales o conflictos armados, para aliviar su sufrimiento y apoyarlos en superar su vulnerabilidad.

Buscamos soluciones para problemas y desafíos de desarrollo de nuestro mundo; construimos nuevos marcos que nos enriquecen individual y colectivamente con lo diferente, y nos permiten avanzar hacia la sociedad global. Ponemos en valor y damos a conocer, con la participación activa y directa de personas físicas y jurídicas africanas, el gran patrimonio cultural, social y natural del continente africano. Establecemos un diálogo entre África y Occidente, en un marco horizontal de cooperación internacional.

La población inmigrante africana implementa, con su experiencia, los proyectos de Solidaridad Internacional Nazioarteko Elkartasuna en sus comunidades de origen, y la visión de nuestra organización no se puede entender sin su participación. Impulsamos su reconocimiento como sujetos de derecho y apoyamos su incorporación plena en nuestra sociedad. La colaboración altruista y solidaria de personas físicas en la vida diaria de nuestra organización nos impulsa, y a la vez fortalece la sociedad y el bien común.

El modelo de Solidaridad Internacional Nazioarteko Elkartasuna es el de una organización sin ánimo de lucro independiente que fomenta la fraternidad en el mundo, y se sustenta en los valores de la libertad, la justicia el laicismo y la ciudadanía universal.

Trabajamos en regiones muy desfavorecidas que sólo cuentan con el apoyo de la cooperación laica. E implementamos un desarrollo social y colectivo en nuestras líneas de actuación, valorizando al medio ambiente y la vida animal como recurso de desarrollo humano sostenible.

Impulsamos la solidaridad con las personas más empobrecidas del mundo y con las personas más desfavorecidas de nuestros pueblos y ciudades. Nuestra experiencia en cuanto a innovación social nos ha llevado a consolidar un eje estratégico de trabajo con personas de origen africano de nuestro entorno en dos líneas de actuación: una, orientada a favorecer su participación como sujetos de pleno Derecho en nuestra sociedad. Y la segunda línea está consiguiendo su implicación directa en procesos de desarrollo humano sostenible en sus comunidades de origen.